OV·17 CLOSE\STARE Compilation    Volvamos a perturbar el tiempo

Format: CDr/Digital
Digital Releases: December 2021
Physical Releases: May 2022
Ltd. Edition: 80 copies (only 20 for sale)
Buying digital you help to ASIMA
Contains:
13x13cm Emmanuel Lafont’s Original Artwork 4 inks Riso printed on 240gr Munken Pure paper
Lino curving hand-stamped inlay by The Lacemaker on 170gr
Black paper bag for Cd
PE protective sleeve with OV sticker

1.   Caradusanto | La NOni
2.   David Mata | Reflections of a drifting Barrel
3.   Pablo Casares | Alene
4.   Nacho Román | El valor relativo del paso del tiempo
5.   Ánicoc | Ipso
6.   Monocultivo | 0000
7.   Diego Flórez | Construcción en la distancia
8.   The Lacemaker | Glory is not for the cautious
9.   The Cherry Blues Project | El Hombre de la Caverna Desde las Entrañas, Pts. 1 & 2
10. Hashigaraki | …the echo in us of time tearing itself apart

Los beneficios obtenidos de la venta de la edición digital serán donados a ASIMA

Profits obtained from sale of the digital edition will be donated to ASIMA

CLOSE\STARE Compilation es una de esas acciones que pretende generar comunidad; descubrir, escuchar, compartir y devolver. Su fin último, es una devolución. Se ha configurado a través de las votaciones de nuestros socios, escuchando y seleccionando entre las 36 propuestas que llegaron con la Open Call que lanzamos el mes de Diciembre.

Esta selección bien podría ser una instantánea de los tiempos que vivimos. Con escasos momentos luminosos -que permitan exhalar lentamente el aire- y en los que predominan aquellos de respiración contenida y expectante ante la incertidumbre, la confusión o la inseguridad.

Así por ejemplo, es una bocanada fresca el shoegaze modular de Caradusanto con La NOni –un final que necesariamente es un hermoso comienzo-, el ambient sosegado y emocional de Nacho Román o la aparentemente naíf pero algo perversa Alene de Pablo Casares. Entre tanto, el crepitar de reflejos digitales de David Mata nos mantiene a la deriva. Los brillantes acordes de piano de Ánicoc se desnaturalizan según corre Ipso.Con la narrativa de Monocultivo en 0000 se palpa la vida real. Y aquí comienza a faltar el aire. No es casualidad que en los temas finales la improvisación y los experimentos electroacústicos tensen el músculo sonoro. Por ahí encontramos a Diego Flórez y The Cherry Blues Project, junto al turbio ambient orgánico de The Lacemaker. Cierra el comatoso echo interior de Hashigakari despojándonos del tiempo.

La edición digital contiene los 20 artistas seleccionados para la misma. Los beneficios obtenidos de la venta de la edición digital serán donados a ASIMA (Asociación Ciudadana Anti Sida de Málaga), organización elegida por el artista plástico Emmanuel Lafont, quien ha realizado una ilustración en exclusiva para la compilación.

Conversando con Emmanuel, tras muchos años sin encontrarnos, alrededor del tiempo, los ciclos vitales y compartir sensaciones propias del zenith temporal, surgió el leitmotif  Volvamos a perturbar el tiempo. Como ocurre con Lafont, la madeja se fue liando con mitología mexicana, un perro… El resultado es esta preciosa y enigmática ilustración que ha sido impresa en Riso a cuatro tintas sobre un suave papel Munken ahuesado. Además contiene un inlay estampado a mano por The Lacemaker con detalles de la ilustración utilizando la técnica de lino grabado.

La secuenciación de los temas en el CD, ha sido realizada por kitty soul. Inestimable de nuevo la labor de Rubén Suárez que ha dado a esta secuencia nivel y un ligero tratamiento sonoro sin modificar las intenciones de los artistas.

Art design by Emmanuel Lafont
Graphic design & lino curving printmaking by The Lacemaker
Sound treatment by Rubén Suárez
Riso printed at Último Mono
Tracks 1-10 sequenced by kitty soul
Tracks 11-20 sequenced by arrival order

All tracks published under Creative Commons–Attribution-NonCommercial-NoDerivs

Durante años, y hace ya unos cuantos años, escribía con mi poska la siguiente frase en los WC de bares y
discotecas: Volvamos a perturbar el tiempo.

For years, and it has been a few years now, I used to write with my poska the following sentence in the WCs
of pubs and clubs: Let’s do the time warp again.